escritor

Yo también.

Yo tambien tome su mano, sus dedos se enlazaron con los míos.

Yo también lo bese, le mordi y le di cariño.

Yo también lo mire a los ojos por unos segundos, baje la mirada por pena y sonreímos.

Yo también sentí pena al principio. Tampoco sabíamos que decirnos pero todo fue fluyendo de a poco

Yo también probé su boca de muchas maneras, miré sus labios, lo ví reír, lo ví feliz.

Yo también lo abrace, sentí sus costillas, su olor, y me quedé con eso.

Yo estuve ahí cuando me necesitaba.

Yo también lo escuché y le di consejo.

Yo también le hice sentir.

Si, es lo mismo que tú has hecho ya, y quizás otras cosas más ¿Pero cuando yo estuve tú dónde estabas?

Cuando el lloro y me dijo cómo se sentía ¿Donde estabas?

Cuando en las madrugadas hablábamos hasta quedarnos dormidos ¿Dónde estuviste?

Pudiste haber estado en cada fecha importante, pueden haber estado juntos tantos años, pudiste haber conocido mejor sus lunares, su carácter, sus manías, gestos. Pero yo le hice sentir todo en tan solo unas horas que estuvimos cuerpo a cuerpo, y no necesariamente haciendo el amor.

Anuncios
escritor

Heridas.

Había olvidado como se sentía, como huele, como era su sabor.

Había olvidado su color y como se ve la piel cuando deja de sangrar.

Olvide como penetra en la piel, como es tan filosa.

Olvide que me hacía sentir libre.

Olvide que al siguiente día iba a recordarlo, porque no se borraran, no desaparecerá cada cicatriz.

Han pasado los años y he olvidado como era esa imagen, cuando cada una de ellas sangraba.

Había olvidado entonces ahora que hoy sangran, porque las he abierto de nuevo.

escritor

Mensaje que nunca envíe. 25/11/18

¿Podemos volver a hablar? Es que te extraño. ¿Tú no me extrañas? ¿Para ti fue suficiente? ¿Me quisiste? ¿Acaso solo fui algo pasajero y sin importancia?.

Debería olvidarme de ti, es lo que todo el mundo me ha dicho. Pero no quiero, me cuesta dejarte, no quiero solamente tirar a la basura todo un mil de cosas que soñé contigo, todo lo que nos dijimos, lo que sentí.

Ya tengo aburridos a todos mis amigos por hablarles siempre de ti que ya ni me escriben. Ahora sólo le puedo decir a Dios como me siento, y se que me escucha pero yo a el no y es jodido porque quiero que alguien me diga que todo pasará o que me despierten, que esto sea solo un sueño.

Honestamente aunque pase el tiempo yo no me olvidaré de ti, me vas a seguir gustando , aunque tú actitud sea clara y demuestres que no quieres saber de mí. Porque soy así, porque cuando me gusta alguien de verdad, es díficil sacarlo de mi mente. Y me niego a la idea de seguir una vida sin ti, de ignorar todo lo que siento.

Debo decir que dudo que alguien se interese en ti como yo lo hice, viéndote sonreír, poner atención cuando hablas, esperar con ansias un mensaje, alegrarme porque estés bien, mirarnos a los ojos y sonreír… Dudo que alguien te quiera como yo.

escritor

29/11/2018.

Llamare a esto una carta, aunque no te la envié por correo tradicional o vaya personalmente a entregártela, que me gustaría hacerlo y no me es imposible, pero soy una cobarde.

No estaba segura de enviar esto, lo he pensado demasiado, pero aquí vamos.

Esta carta va dirigida a la personita que un día apareció para poner mi vida patas arriba. Espero que este sea el tipo de carta que puedas leer cualquier día, cualquier noche, en cualquier situación y que te haga sentir todas las emociones que yo he sentido escribiéndola. Sobre todo que nunca la borres, guárdala, es mi regalo y sería bueno saber en algún tiempo que aun conservas estas letras.

Bueno, quiero empezar diciendo: Hola, narizón, y que no quiero dejar esta palabrita de ultimo como todo el mundo lo hace, así que te diré desde ya que te quiero.

Cuando cumplo años me da un poco de miedo, ¿sabes? Siento que la vida se me va muy rápido y que no puedo hacer nada para impedirlo, o como muchas veces he sentido la necesidad de terminarla ese día, para mi es el día más triste de cada año. Pero contigo… contigo me sentí segura, tranquila, con muchas ganas de seguir y experimentar cosas nuevas, me sentí feliz.

Quiero que sepas que desde el momento en que te mire directamente a los ojos me gustaste y mi forma de ocultarlo fue decirte que me gustaban tus ojos, lo cual no es una mentira. Estoy enamorada de ti, de esos ojos que acompañados de esas cejas me vuelven loca.

Feliz cumpleaños… Espero que hoy sea un día feliz en tu vida, aunque yo no forme parte de el y no pueda estar ahí y así decirte con toda seguridad que estaré en todos tus cumpleaños.

Feliz cumpleaños al chico que me cambio la vida, de una u otra forma y que se quedó en mí para siempre. Espero que recuerdes que puedo ser tu amiga el día que no te esté yendo bien, y si te va bien también puedo serlo porque siempre, siempre voy a estar para ti.

Gracias por el tiempo que me has regalado. Gracias por abrazarme, no sabía que tenía tanto frio. Gracias por los besos, por las manos entrelazadas y por cada sensación. Gracias por las risas, por la confianza y los recuerdos que me dejaste. Sobre todo gracias por escucharme.

Simplemente hay personas que llegan, te cambian todo, te enseñan, pero no se quedan. Y quiero decirte que me alegra haberte conocido.

Feliz cumpleaños porque realmente te lo mereces, a pesar de todo lo que haya pasado y del tiempo sin hablar… pero bueno, lo comprendo.

Deseo que cumplas tus sueños, que siempre vayas hacia el camino correcto y seas feliz porque tu felicidad es primordial para mí.

escritor

Tuve la oportunidad de decirle una y mil veces que lo quería cerca de mi, pero estaba obligada a quererlo a escondidas, atada a que fuera el quién tomara una decisión y que ojalá esta me beneficiara.

Y al final si fue tal y como lo pensé, era un cobarde para todo, para besar, para decir no, y hasta cobarde para amar.

escritor

Pasajero

Contigo fui yo, fui risa, tristeza y alegría.

Contigo me desahogue, me destrui y me repare.

Contigo soñé, te miré a los ojos y me enamore.

Contigo fui todo lo que con nadie fui.

Y extraño cada momento, de las mañanas los buenos días, las madrugadas escribiendonos o llamando por teléfono sin saber que decir.

Extraño el silencio de ambos al mirarnos, tú nariz grande un poco incómoda para besar, pero me gusta, todo de ti me gusta, tu forma de expresarte, tu sonrisa, tus ojitos pequeños, como cantas tan desafinado, todo.

Eras eso que no quería perder nunca, que no quería que se marchara porque sabía que me iba a doler muchísimo.

Y como dueles joder! Dueles ahora y ten por seguro que doleras siempre que te recuerde o mencioné tu nombre. Dueles como un puñetazo en el corazón.

Contigo lo quería todo, quería estar para ti, quería ver la luna a la misma hora que tú lo hicieras y recordarnos, contigo quería más .

Pero tal vez eres de esas personas que solo llegan a dejarte bonitas experiencia y se van.

Tal vez solo ibas de paso y yo me aferre. Tal vez la herida cierre hoy o mañana pero no dejará de doler y la tormenta de mojar.

Tal vez eres de esas personas que simplemente te dejan al descubierto cuando hace frío y estoy helada.

O eres de los que no se quedan por miedo, porque se sienten queridos, porque están acostumbrados al dolor.

O eres de esos que les gusta repartir heridas.

Lo cierto es que yo te quise, te quiero y pude haberte entregado más. Ahora puedes estar con quién quieras, pero te aseguro que nadie te va a querer como yo lo hago.

escritor

Quédate y cogeme

Tú qué me tomaste de la mano.

Que me miraste directamente a los ojos y te enamoraste.

Tú que me revolviste el estómago.

Tú, quédate.

Sueñame.

Quiereme.

Se mi delirio.

Mírame bien y deléitate, tómate tu tiempo y mira como me despojo de cada prenda.

Entonces acércate y mírame a los ojos, tocame los labios, acaricia mi rostro.

Y bésame, bésame las curvas, tocalas y recorre todo mi cuerpo despacio y sin prisas.

Toca una sinfonía con cada uno de tus dedos en mi espalda.

Entonces comenzarás a conocer cada uno de mis lunares.

Tú, pruebame.

Despeinarme.

Cogeme.

Siente de nuevo mis labios, ahora abiertos, con sed de ti.

Siente mis huesos y la respiración agitada.

Y nuevamente mírame a los ojos y desciframe.

Tú, abrázame.

Quiero quedar con olor a ti.

Y recuerda para siempre que fui tu primera vez.